miércoles, 11 de enero de 2017

" Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada". Mark Twain

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, océano, exterior y naturaleza

“Dé más tiempo al ser y menos al hacer: vivirá mejor”

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20170106/413132500869/de-mas-tiempo-al-ser-y-menos-al-hacer-vivira-mejor.html#?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=botones_sociales&utm_source=facebook&utm_medium=social 
Laurence Freeman,, que preside con el Dalái Lama la Comunidad Mundial de Meditación Cristiana
Tengo 65 años: temo cumplir cada década, pero luego la celebro. Nací en Londres, aunque me siento cada día más 
irlandés, como mis padres. El evangelio es neurociencia con Marta, el hemisferio izquierdo, y María, el derecho. 
Para disfrutar de la vida recuerde que se acaba. Enseño meditación en Esade   
“Dé más tiempo al ser y menos al hacer: vivirá mejor”

Del ego al universo

Cada vez más entrevistados me citan aquí las virtudes del mindfulness, como si fuera la última moda llegada de Oriente. Pero Laurence Freeman, que viene de Oxford, explica que ni es moda ni es oriental. Se trata de un regreso a las técnicas de higiene mental y concentración que dominábamos en Occidente hasta que fuimos relegándolas a los monasterios. Nos privamos así durante siglos de una gimnasia cerebral imprescindible para el bienestar. Reduce ansiedad, estrés, hiperactividad y ayuda a gestionar el exceso de ego con el que tratamos de compensar otras deficiencias. Con ese autodominio se llega a la meditación con la que sentirá que su yo es el de todos. Es dejarse ser hasta sentirse todo y nada con el universo.
desde chefs hasta futbolistas: todos hablan del mindfulness. ¿Usted se alegra?
Me alegro por ellos. De ­hecho, no es ninguna moda, sino un regreso, porque con estas técnicas no hacemos sino reintegrarnos a una tradición que habíamos perdido.
¿Por qué y cuándo las perdimos?
Los primeros cristianos recitaban mantras de relajación y concentración para lograr la presencia plena, pero en Occidente esas técnicas se fueron olvidando y nuestro rezo se volvió más cerebral. Excepto en la Iglesia bizantina, que los conservó y aún los practica.
Y aún rezan con salmodia hipnótica.
En cambio, en la Iglesia romana, la contemplación fue relegada a los monasterios para los místicos y fuera de ellos acabó siendo considerada algo sospechoso. Así se perdieron las técnicas paleocristianas de control mental.
Pues la verdad es que son pura higiene.
Por eso yo las enseño ahora a los no creyentes igual que un hospital católico también atiende a los ateos cuando se rompen un brazo. A algunos budistas les preocupa, en cambio, esta perspectiva tan práctica y la generalización de su enseñanza y su uso.
¿Por qué?
Porque también puedes aplicar esas técnicas de concentración y atención plenapara ser mejor corredor de bolsa o mejor francotirador en la guerra. Dominar la focalización puede servir a los peores fines.
O ser un inocente ibuprofeno sin pastilla.
Por eso yo empezaría por diferenciar entre los beneficios y los frutos del mindfulness. Y después ya hablaremos de trascendencia.
¿No es lo mismo?
Los beneficios medibles de esas técnicas no son trascendentes, sino inmediatos y patentes: disminuyen la tensión arterial, mejoran el sistema inmunológico y la salud cardiaca, reducen la ansiedad y el estrés...
¿Se logra todo eso sólo con meditar?
Sólo con técnicas de concentración y respiración. Después llegan, además, los beneficios. Tengo un alumno que estuvo en una guerra como marine y me dijo que era ateo. Repuse que no había ningún problema. Que viniera a aprender a relajarse con nosotros.
¿Funcionó?
Como buen exmilitar, era un tipo disciplinado, sí, y fue capaz de imponerse la media hora diaria de concentración al salir el sol y al ponerse, que son las mejores horas.
¿Y...?
Su mujer le pidió que siguiera practicando mindfulness porque, desde que meditaba, la escuchaba. Antes, cuando ella le hablaba, miraba el móvil, la tele o el diario, pero no a ella.
De marine a santo varón.
Yo diría sólo que ahora es mejor marido y su mujer también será mejor con él. Además de los beneficios, esos son los frutos del mindfulness: te hace más paciente, tranquilo, agradable, sensible, empático. Y los demás lo notan.
¿Se puede ir más allá?
El mindfulness es una técnica con la que profundizas en ti mismo y mejoras tu autoconocimiento y autoaceptación. Así sirve de preparación para la meditación trascendental con que la conciencia empieza a expandirse y a tomar contacto con algo mayor que uno mismo.
¿Eso ya es una religión?
De nuevo, no necesariamente. Es una tradición, eso sí. Y una experiencia renovadora con la que ves el mundo ya no sólo desde ti mismo, sino desde el tú y el todos hasta llegar a disolverte en una especie de conciencia universal. Y no es fe: es praxis. Lo vives.
Parece usted muy convencido.
El cristianismo se muestra, así, universal. Cuando Jesús dijo “que tu mano derecha no sepa qué hace tú izquierda”,hablaba de los dos hemisferios del cerebro.
¿Era neurocientífico avant la lettre?
Exacto, porque el hemisferio izquierdo es autoconsciente: analiza, elucida, categoriza; y el derecho es intuición, contemplación y está en el flujo de los acontecimientos en presente continuo. El equilibrio se consigue al conectar ambos hemisferios y la meditación ayuda a conseguirlo.
El evangelio, manual de neurociencia.
También en el episodio de María y Marta: ¿recuerda usted que una contemplaba el mundo con Jesús, mientras que la otra se preocupaba de las tareas de la casa?
Una agobiada y la otra gozando.
Jesús le dice: “Marta, Marta, te preocupas (es la ansiedad) de demasiadas cosas cuando sólo una es necesaria, y es que tú y tu hermana estéis en armonía”. Jesús se refiere así a la unión del cerebro racional y el contemplativo.
Una exégesis hermosa, padre, pero ¿no es un punto arriesgada?
En absoluto: es el evangelio y nos anima a beneficiarnos de la conexión del hemisferio racional y el contemplativo. Nos anima a meditar. Ese es su sentido.
¿Solos o en compañía?
De los dos modos, aunque nosotros preferimos ayudarnos en grupo a meditar. Y con niños: es increíble lo rápido que los pequeños conectan de forma instintiva con la técnica y aprenden a concentrarse en el cole y la vida.
Ojalá gocen de una comunidad relajada.
Pues eso debería ser el cristianismo. Basta con veinte minutitos dos veces al día, o empiece con lo que sea capaz. Ya verá.

viernes, 6 de enero de 2017

"La educación es una cosa admirable, pero es menester recordar de vez en cuando, que ninguna cosa valiosa para el conocimiento se puede enseñar". Oscar Wilde

No hay texto alternativo automático disponible.

Pensar con las manos ayuda a resolver problemas

http://www.tendencias21.net/Pensar-con-las-manos-ayuda-a-resolver-problemas_a43562.html?TOKEN_RETURN 

Un estudio desafía la idea de que solo podemos tomar decisiones con la cabeza


Un estudio ha demostrado que 'pensar' mientras usamos las manos ayuda a encontrar soluciones a lo que estamos intentando resolver. Además, usar las manos puede reducir la ansiedad matemática. Según los autores de la investigación, habría que redefinir por tanto cómo se produce el pensamiento.


Imagen: fill. Fuente: Pixabay.
Imagen: fill. Fuente: Pixabay.
Una investigación realizada por Gaëlle Vallée-Tourangeau y Frédéric Vallée-Tourangeau, expertos en psicología cognitiva de la Universidad de Kingston (Londres), cuestiona la idea tradicional de que el pensamiento tiene lugar estrictamente en la cabeza; y ha demostrado que nuestra toma de decisiones está fuertemente influenciada por el mundo que nos rodea. 

Sus hallazgos podrían ayudar a las empresas a encontrar nuevas maneras de mejorar la productividad e incluso podrían mejorar las oportunidades de algunas personas de conseguir un trabajo. 

"Cuando escribes o dibujas, esas acciones te hacen pensar de manera diferente", afirma Gaëlle Vallée-Tourangeau."En psicología cognitiva, se entrena para ver la mente como una computadora, pero hemos descubierto que la gente no piensa de esa manera en el mundo real: Si les das algo para interactuar, piensan de una manera distinta".´

Dos grupos 

En la investigación, publicada en la revista Acta Psychologica, se invitó a 50 participantes a tratar de resolver el siguiente problema: cómo colocar 17 animales en cuatro corrales, de tal manera que hubiera un número impar de animales en cada uno. 

Los participantes fueron divididos en dos grupos. Uno de ellos podía construir modelos físicos con las manos y el segundo grupo debía hacer sus cálculos usando una tableta electrónica y un lápiz óptico para esbozar una respuesta. 

Se constató así que los voluntarios que construyeron modelos físicos con las manos fueron mucho más propensos a encontrar la solución que los que usaron la tableta. 

Este hecho demuestra, según los investigadores, que para la resolución de algunos tipos de problemas –e independientemente de la capacidad cognitiva de cada individuo- poder interactuar físicamente con herramientas ayuda. 

Por el contrario, otros métodos pueden garantizar la incapacidad para resolver dichos problemas, lo que apunta a que la interacción con el mundo puede realmente beneficiar el rendimiento de las personas. 

Ansiedad matemática 

Los investigadores también están estudiando cómo la “ansiedad matemática” -una reacción emocional que debilita la capacidad aritmética de la mente, hasta tal punto que puede hacer que seamos incapaces incluso de dividir la factura de un restaurante- podría ser manejada a través de la interacción con el entorno. 

Este otro trabajo ha aparecido publicado en la revista Cognitive Research: Principles and Implications, y consistió en pedirle a algunas personas que repitieran una palabra al tiempo que hacían largas sumas. Se halló que la habilidad matemática de aquellos a quienes se les pidió que hicieran las sumas de cabeza se vio más afectada, que la habilidad matemática de aquellas personas a las que les fueron entregadas fichas de números para manejar con las manos. 

Los científicos afirman que cuando los participantes movían fichas de números mientras repetían la palabra y sumaban,  fueron tan eficaces haciendo sumas como si no tuvieran ansiedad matemática. 

Es decir, que manejar números con las manos puede reducir esta situación emocional, que hace que algunas personas eviten completamente las matemáticas. Por eso resulta importante tratar de entender por qué el factor miedo puede ser eliminado o controlado cuando se usan las manos al tiempo que se hacen cálculos. 

Este hecho, además de que podría resultar beneficioso para la enseñanza de las matemáticas, apunta a que debería redefinirse cómo se produce el pensamiento, afirman los autores de la investigación.

Referencias bibliográficas: 

Frédéric Vallée-Tourangeau, Sune Vork Steffensen, Gaëlle Vallée-Tourangeau, Miroslav Sirota. Insight with hands and thingsActa Psychologica (2016). DOI: 10.1016/j.actpsy.2016.08.006. 

Frédéric Vallée-Tourangeau, Miroslav Sirota, Gaëlle Vallée-Tourangeau. Interactivity mitigates the impact of working memory depletion on mental arithmetic performanceCognitive Research: Principles and Implications (2016). DOI: 10.1186/s41235-016-0027-2.

sábado, 31 de diciembre de 2016

"Desde muy niño tuve que interrumpir mi educación para ir a la escuela". Bernard Shaw

No hay texto alternativo automático disponible.

Algunas impresiones de tomar cursos de neurobiología

http://gabsblogo.blogspot.com.uy/2016/12/algunas-impresiones-de-tomar-cursos-de.html 

He dedicado tiempo últimamente a estudiar tres cursos de neuro-biología y otro sobre la célula. Es mirar en profundidad cómo estamos hechos y cómo funciona la cosa adentro nuestro.

Estudiar estas cosas por el puro gusto, sin la presión de aprobar nada ni alcanzar alguna certificación, te pone en contacto simplemente con la maravilla, por una parte de todo lo que se sabe y de su enorme y quizás infinita complejidad.

Pondré al final, en la referencia, los links a los cursos, que entre paréntesis, son todos gratis, sin costo, de calidad y accesibles para cualquiera que ... sepa inglés. Buh; si no sabes inglés empieza por aprenderlo; es imperativo.

la sinapsis
Cuando se empieza a formar el cerebro, este es un simple tubo, que incluye todo, incluso lo que será la médula espinal. En la parte superior, la que será el cerebro, salen dos globitos, que son parte de la estructura, la que a medida que evoluciona, se constituye en los ojos.
Los ojos por lo tanto, al menos en cuanto a la retina y todo lo que sigue para atrás, es parte del cerebro mismo. Y no un órgano conectado por cables o nervio óptico.
Y la cantidad de hilos neuronales que salen de la retina de los ojos hacia el cerebro, supera el millón.
Por eso,miramos tan atentamente a los otros a los ojos, porque por ahí se accede directamente a la pepa del alma, o al centro del cerebro.
Impresionante, no ?

El sistema nervioso parte con millones de semillas de neuronas esparcidas por todo el cuerpo, de alguna manera. Estas semillas brotan, como lo haría una semilla de trigo y comienza a desarrollarse y crecer, entre otras cosas, el axon. Es la parte por donde se propagará la señal eléctrica, el spike, de esa neurona a la siguiente.
Bueno, hay unas semillas de neuronas, localizadas poco más abajo del ombligo, cuyo axon al crecer parte horizontal y luego en un cierto punto, dobla e inicia un largo ascenso, pues ha de llegar hasta el cuello, atravesarlo, seguir adelante hasta el tálamo, en el medio de cerebro, donde debe hacer match, sinapsis con otra neurona, que viene del cerebro, del córtex, que si no lo hace, si no lo logra, nos quedaríamos sin posibilidad de mover las piernas.
Cómo lo hace, cómo sabe ese axon, o esa semilla de neurona en desarrollo, que debe llegar hasta allá y hacer match exactamente con esa neurona, entre millones de otras ?
Debo decirte, que al terminar el curso le mandé un mail a la profesora del curso, de la universidad de Chicago, para preguntarle como era eso posible y me contestó, si, me contestó, que no se sabía bien.
Increíble, no ?

Los avances son impresionantes. Son capaces de tener a un animalito vivo, con neuronas pinchadas por sensores y detectar que está pasando por ahí y cómo varía según estímulos a los que están sometiendo al pobre ser.
Y saben que lo que trafica por las neuronas son señales eléctricas, en la forma de spikes o señales de un alto fijo y muy breve intervalo, especies de ceros y unos del mundo de las computadoras. Y con solo eso, somos capaces de ver, en el cerebro, lo que vemos.

neuronas piramidales del cortex
Son capaces de ver qué pasa en las marañas de neuronas cuando aprendemos, como salen como espinitas en las dendritas, o nuevas conexiones entre neuronas que se producen. Y desaparecen también.
Nuestro cerebro es treméndamente plástico, lo que significa que en la medida que lo usemos se fortalece y en la medida que no lo usemos, se auto-destruye. Se ha descubierto que al menos en dos partes del cerebro, se están creando permanentemente nuevas neuronas.
A trabajar se ha dicho, o mas bien a hacer cosas y no quedarse en la nada, que es definitivamente auto-destructivo.

La parte del cerebro que resuelve qué vemos, por cada neurona que viene del ojo. recibe al menos cinco neuromas que vienen del córtex, del cerebro. Por eso, lo que vemos es mucho más una producción del cerebro, basado en lo que esperamos ver, que lo que el ojo está señalando.
Para tenerlo presente. Vemos lo que queremos ver, más que nada.

Aprender a ver no es solo un asunto del ojo. Necesitamos movernos, pues se ha demostrado que si no nos movemos en el periodo clave, simplemente quedamos ciegos.

De ahí, a como todo lo que experimentamos, la conciencia, el amor, el éxtasis, a nivel cerebral; es poco lo que se sabe.
El tema me resulta fascinante y lo que se sabe, a pesar de ser mucho y se hace mucho esfuerzo por saber más y más, es muy poco.
A mi por menos, me resulta muy importante y útil haber aprendido de estas cosas y recomiendo, si dispones de tiempo e interés, asomarte a alguno de estos cursos.

Otro complementario, pues informa de como funciona la célula por dentro, es quizás más impresionante. Como tanta complejidad, tanto orden, y todo ello nos constituye.
Solo debo decirte que salí de estos cursos convencido que la materia, es mucho más inteligente que nuestra mente racional, a la que tenemos en tan alta estima.


Referencias:
Synapses, Neuron and Brains, de la universidad de Jerusalem
Understanding the Brain: The Neurobiology of every day, de la universidad de Chicago
Medican Neuroscience, de la universidad de Duke
Cell Biology: Mitochondria, de Harvard

"Cuanto mas amplio sea el "sentido",menos comprensible es". Viktor E. Frankl

No hay texto alternativo automático disponible.

“Los pies nos hicieron humanos inteligentes”

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20161231/413005567576/los-pies-nos-hicieron-humanos-inteligentes.html 
Gavin Francis,, médico y explorador de la anatomía humana
Tengo 41 años. Nací y vivo en Edimburgo (Escocia). Soy médico y neurocirujano. Estoy casado y tengo tres hijos 
“Los pies nos hicieron humanos inteligentes”

El cuerpo culto

Este escocés es un médico de familia empapado de curiosidad, cultura y humanidad: es el médico que todos desearíamos que nos explorase. Su inquietud le ha llevadoa ejercer como pediatra, obstetra, geriatra, ortopeda y neurocirujano. Hoy es un sabio que nos regala un libro maravilloso: Aventuras por el ser humano (Plataforma), del que el gran crítico de arte John Berger ha dicho: “Al leerlo me he sentido mejor”. Es cosa grande aliviarse leyendo, pero es que Gavin Francis consigue que te asombres con tu propio cuerpo y que lo ames más, gracias a recorrerlo a través de la historia y todas las artes. La cultura también cura, conversando con Gavin Francis me he sentido mejor.
¿Qué le hizo médico?

La geografía.
¿Ah, sí? ¿Y eso?
De niño me apasionaban los atlas del mundo. Un día ojeé unatlas de anatomía humana...
¿Y qué tiene eso que ver?
Pude viajar por el cuerpo humano como por los cinco continentes. ¡El cuerpo es todo un mundo por explorar! Y me hice explorador.
¿Del cuerpo?
Siendo médico he podido viajar por el planeta del cuerpo, estuviese en el Himalaya o el Amazonas: ejercí como médico en esos lugares, y en el Ártico, la Antártida y África.
¿Y el cuerpo es igual en todas partes?
Sí. Otra cosa es cómo las distintas culturas ven la enfermedad y la muerte del cuerpo.
¿Por ejemplo?
En África, la buena muerte es estar en tu lecho, con un ser querido dándote la mano.
Y aquí, en cambio...
La frialdad del hospital. Hoy sabemos que es tan sanadora la atención cálida del médico como el fármaco. El cuerpo tiene sus razones, y son emocionales.
¿Las entendemos?
En cada época las vimos de modo distinto. Hasta el siglo XVII, el hígado generaba la sangre y el corazón sólo la mezclaba con el aire. Y por contradecir esto, Servet fue tildado de hereje y quemado en la hoguera.
¿Qué otras cosas hemos creído?
Que el ojo ve porque proyecta una flecha de energía de ida y vuelta. Fueron astrónomos del siglo XVII, como Kepler, los primeros en estudiar la retina.
La usaban mucho, claro.
Y estudiaron la luz. Newton llegó a hincarse alfileres en los globos oculares para saber.
¿Y hoy qué sabemos sobre eso?
Que vemos con la mente: si a un ciego de nacimiento le devuelves la función ocular, ¡no ve! El cerebro aprende a ver, como a hablar.
Dígame algo de los músculos.
Leonardo Da Vinci puso nombre a músculos de la cara que aún no lo tenían y los vinculó a una emoción: miedo, ira, asco... En su Última Cena plasmó en cada apóstol una emoción mediante su expresión facial.
¿Y cuál pintó en la faz de Mona Lisa?
Quizá quiso que cada observador viese algo distinto según su estado anímico.
Dígame algo del oído.
En los laberintos microscópicos del oído interno hay un líquido: nos da sentido del equilibrio. Es maravilloso descubrir que su composición química...¡es la misma del mar prehistórico, de hace 2.000 millones de años! ¡Nos dice de dónde provenimos!
¿Del mar?
Aquel mar fue caldo de cultivo de la vida, los peces desarrollaron el equilibro allí, y en tu cráneo sigue encapsulado aquel mar.
¡Vivan los peces y viva la ciencia!
Ella nos enseña que toda la iconografía de la crucifixión se equivoca: hemos demostrado que el peso del cuerpo humano desgarraría unas manos clavadas.
¿No crucificaron a Jesús?
Fijando sus brazos con cuerdas, y sólo los talones con un clavo: se han hallado clavos así.
Qué daño en los pies...
Qué importantes los pies: ¡nos hicieron humanos! Los pies nos hicieron inteligentes.
Anda.
Su anatomía permitió a nuestros ancestros la marcha bípeda, lo que liberó sus manos, lo que estimuló sus cerebros... Y hasta aquí.
“Pensar con los pies” no sólo tiene sentido para Messi, visto así.
Y la fotografía de una huella humana en la Luna, ¡qué bella metáfora de lo lejos que nos han llevado los pies!
¿Que porción anatómica le fascina más?
Todas están a medio explorar, no entendemos bien todavía la mayoría de los procesos orgánicos. En el siglo XIX creíamos que sin orgasmo femenino no había ovulación.
¿Era imprescindible para engendrar?
Al descubrirse que no, mucho varón descuidó el placer femenino. Y resulta que hoy hemos descubierto que el orgasmo femenino ayuda a la concepción: el semen llega mejor hasta el óvulo.
Apliquémonos... ¡Qué interesante es viajar por nuestro cuerpo!
El cuerpo es una metáfora cultural: nos hemos referido a él como “maquinaria” (desde la revolución industrial), y como ordenador ahora: el hardware es el cuerpo, el software es la mente...
¿Y qué metáfora prefiere usted?
No la militar: aún concebimos nuestro sistema inmunitario como un ejército de soldados disparando contra los gérmenes... No, no: yo prefiero la metáfora ecológica.
¿A ver?
Nuestro sistema inmunitario es un jardín que debemos mimar para que florezcan bellas y aromáticas flores que no dejen espacio a malas hierbas. Y también entiendo los pulmones como unos frondosos árboles invertidos... Así como los árboles toman anhídrido carbónico y expelen oxígeno, lo contrario hacen los pulmones.
¡Le quiero como médico!
Todo médico debiera saber que, por su autoridad, es un psicoterapeuta: la escucha y la palabra son curativas, el mimo a su paciente es la más poderosa medicina, ¡lo es todo!

viernes, 30 de diciembre de 2016

"Si deseas que tus sueños se hagan realidad: Despierta!!". Ambrose Bierse

No hay texto alternativo automático disponible.

Cuando el cerebro juega con las ideas (Francisco Mora)

http://noticiasdelaciencia.com/not/22452/cuando-el-cerebro-juega-con-las-ideas-francisco-mora-/ 

No hay ninguna duda de que los avances en el estudio del cerebro, y de la neurología en general, están permitiendo entender cada vez mejor su funcionamiento y cómo este no solo gobierna un cuerpo orgánico, sino que también es capaz de dar forma a ideas, crear sentimientos, producir arte, etc.

Reflexionar sobre todas estas cosas es un ejercicio sumamente interesante, pero uno que ha evolucionado con el paso del tiempo, en base a estas continuadas mejoras en nuestra concepción sobre el cerebro. Si hay alguien que lo ha hecho recientemente, y con sumo acierto, es Francisco Mora, doctor en neurociencias y medicina, quien ha tenido en cuenta todo ese bagaje para escribir toda una serie de ensayos dedicados a diversos aspectos de la faceta más psicológica de nuestro cerebro.

En “Cuando el cerebro juega con las ideas”, Mora propone una serie de reflexiones sobre ciertos aspectos que tienen que ver con la forma en que el cerebro trata y da forma a la educación, la libertad, el miedo, la dignidad, la igualdad, la nobleza, la justicia, la verdad, la belleza y la felicidad.

El autor dedica un capítulo a cada uno de estos temas, tan próximos a la sociedad y a las personas como individuos. Pero dado que la mayoría están firmemente relacionados entre sí, podemos obtener de este modo una visión global de cómo el cerebro los afronta.

Hablamos de valores, de ideología, de emociones. Algo que los educadores intentan transmitir a sus alumnos a través de la educación, por lo que el libro está especialmente dedicado a ellos. Se trata de valores laicos, es decir, que no necesariamente deben ser defendidos por una visión religiosa de la vida, dado que se encuentran en la base del comportamiento legítimo humano.

En este sentido, el autor reflexiona sobre estas ideas, haciendo a su vez reflexionar al lector, que muy probablemente jamás habrá considerado, por ejemplo, la felicidad o la nobleza desde este punto de vista tan próximo a la razón.

El libro, que se cierra con un completo glosario y una amplia bibliografía, deberá pues interesar a todos los amantes de la psicología y la neurología, así como a toda persona que quiera extraer un mayor significado de términos tan definitorios de la psique humana.

Alianza Editorial. 2016. Tapa blanda, 189 páginas. ISBN: 978-84-9104-508-3
[Img #40835]

"Un hombre que no se alimenta de sus sueños, envejece pronto". William Shakespeare

La imagen puede contener: una o varias personas

Hábitos nuevos: No lo finjas hasta hacerlo, fíngelo hasta serlo

http://www.albarbero.com/2016/12/habitos-nuevos-no-lo-finjas-hacerlo-fingelo-serlo.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+Epitome+%28Blog+de+Alberto+Barbero%29

Los nuevos hábitos no se crean con facilidad. Una de las dificultades a vencer es la de temer que los demás me vean “torpe” con los nuevos hábitos.  Y que esta artificialidad les produzca rechazo. Pero cuando partes de una actitud correcta, esto es una creencia irracional.

Un excusa frecuente para no hacer nada

Es claro que el desarrollo del propio liderazgo es en primer lugar una cuestión de actitud. O tienes la actitud correcta que pone a las personas en el centro o no la tienes. Sin embargo, la actitud correcta necesita también proyectarse a través de destrezas trabajadas con hábitos. Hábitos que no existían anteriormente. ¿Cómo cambiar un hábito social como por ejemplo, preguntar y escuchar más o interrumpir menos cuando los demás ya me conocen y van a darse cuenta de que no me sale de una forma natural?, ¿Y si piensan aquello de “ya verás lo poco que dura”?
Parece un argumento sólido. De hecho es una de las excusas/ resistencias más clásicas para justificar el no-cambio que escucho en mis talleres. Y es que la “tecnología de la excusa” es muy avanzada: Se darán cuenta de que estoy actuando de una forma forzada y será “peor el remedio que la enfermedad”.
Si a todo esto le sumamos la tentación del “sesgo positivo” y pensamos que no lo hacemos tan mal, ya tenemos servida en bandeja la decisión de no hacer nada por mejorar. Y el fracaso con nuestro nuevo hábito.

Una “receta”: Perseverancia y humildad

Conviene recordar que la mayoría de lo que somos lo hemos aprendido de una forma similar. Recuerda por ejemplo cómo conducías el coche con la “L”… No hay otro camino hasta que el hábito se asienta. Al principio no hay otra alternativa que perseverar en la rutina  e ir a la contra de los viejos hábitos, aunque para ello tengas alguna fórmula y algunos trucos que te pueden ayudar. Entre ellos está contárselo a las personas de tu círculo, que en vez de ver en ti una pose ridícula pueden llegar a ver un combinación de humildad y esfuerzo que, además, pueden contagiarse. ¿Y no es ésta (servir de modelo) una de las claves del “liderazgo avanzado“?
Si perseveras en tu nuevo hábito llegará un momento en que surja el automatismo con naturalidad. La inspiración puedes encontrarla, tal y como dice Amy Cuddy en el siguiente “mantra”: “No lo finjas hasta hacerlo, fíngelo hasta serlo”. Nada más pero nada menos: el camino simple pero exigente de cualquier mejora.